POSTS RECIENTES
19 JUl

Naturópata y Naturopatía: ¿Sabes Qué Son?

Hola a tod@s quienes se interesan por los temas de salud natural, os animo a que sigáis mi Blog, que intentaré actualizar al menos una vez al mes con artículos interesantes...
CATEGORÍAS
 NOTICIAS
 RECETAS

Emociones

¿Cuántas veces las emociones nos aturden, confunden, bloquean y nos hacer tomar decisiones equivocadas, precipitadas?

 

Si fuésemos capaces de entendernos más, de poder manejar mejor las emociones, sería más fácil regular de alguna manera el comportamiento en general, y con ello estar mas centrados a la hora de afrontar lo que venga.

 

Las emociones son fundamentales, sin ellas no podríamos recordar, aprender, relacionarnos…

Solemos dividir las emociones en dos grupos, positivas (alegría, amor, gratitud…) y en negativas (rabia, tristeza, miedo…) pero en realidad, todas las emociones tienen su utilidad. Todas las emociones tienen su parte positiva y negativa, nos dan información, nos hacen sentir, lo positivo o negativo viene por el comportamiento que nos generan y cómo lo encajamos.

Es importante saber identificar la emoción, observar nuestras reacciones corporales y que comportamiento nos generan.

 

Veamos algunas de ellas, para tener un poco de claridad.

EL MIEDO

El miedo es una energía fría que nos provoca tener los ojos abiertos, la cara blanca, tensión en las cervicales, respiración cortada y nos lleva a tener comportamientos de huida, gritar, bloquearnos, paralizarnos o precipitarnos.

 

Pero el miedo también nos avisa, nos protege y nos alerta ante posibles peligros.

 

La diferencia está, en la capacidad de reconocer el miedo, de aceptarlo y de gestionarlo. Impedir que nos paralice y nos estanque o condicione nuestra capacidad de reacción.

El ser humano es un ¨animal de costumbres¨, los cambios nos producen un cierto temor, y eso no es malo. Todos tememos a lo desconocido, pero de ahí a que nos impida seguir avanzando, varia en la medida que nos dejemos invadir por el miedo.

 

 

 

 

 

LA RABIA

La rabia es una energía caliente que notamos al ponerse la cara roja, los pies y manos calientes, tensión muscular, mandíbula apretada…y todo eso nos conduce a la lucha, a amenazar, levantar la voz, enfadarnos, enfrentarnos…

 

La rabia también nos ayuda a defendernos, a decir NO, Basta, a poner límites y a afrontar peligros.

 

 

LA TRISTEZA

La tristeza tiene poca energía. Cuando sentimos un nudo en la garganta, sensación de vacío, presión en el pecho, falta de energía, apatía. Nuestro comportamiento ante estas sensaciones suele ser el llanto, la lamentación, aislarnos, dejar de tener interés o ilusión por las cosas, los proyectos, las relaciones.

 

Pero también, la tristeza nos ayuda a asumir pérdidas, a curar heridas emocionales, a pedir cariño, a reflexionar y aprender de los ¨errores¨, de las vivencias y experiencias.

 

En ocasiones para evitar la tristeza, utilizamos la rabia, buscando culpables, enfadándonos. Esto hace que se haga más difícil el aprendizaje y la integración de las experiencias vividas.

 

 

La alegría tiene mucha energía. Cuando estamos alegres, el cuerpo se expande, se aligera, brillamos y la tensión desaparece. Nuestro comportamiento es de compartir, reir, buscar contacto físico, crear vínculos y fortalecer relaciones.

Pero el exceso de alegría nos desconecta de otras emociones, y en ocasiones de la realidad.

 

Las emociones cuando se vuelven crónicas, llegan a ser perjudiciales para la salud.  Observa bien tus emociones, ignorarlas o reprimirlas no evitará sus consecuencias.

Ser consciente de las emociones que sentimos nos aporta comprensión de la que estamos viviendo, y nos ayudará a tener paútas para manejarlas mejor. Y así entenderemos mejor a los demás, sintiendo empatía y mejorando las relaciones.

 

La mejor opción es reconocer, aceptar la emoción para poder regularla, expresarla conscientemente, observando qué la provocó y qué quieres hacer con ello en el futuro.

 

 

LA ALEGRÍA

¿COMO HACERLO?

No nos han enseñado a manejar las emociones, por lo que nos resulta difícil hacerlo. Hay algunos ejercicios que nos pueden ayudar.

 

1* Atento a mis emociones

Durante una semana recoge momentos agradables y desagradables. Escríbelos. Fíjate que grado de conexión tienes con lo que estas viviendo.

Por ejemplo, toma una ¨nota mental¨ momento desagradable o momento agradable¨, haz una respiración profunda y consciente. Después lo escribes

Hazlo, por lo menos una vez al día, después responde a estas preguntas

- ¿cuál fue ese momento?

- ¿Fuiste consciente de los sentimientos cuando ocurrían?

- ¿Puedes detallar las sensaciones corporales que sentiste en ese momento?

- ¿Qué sentimientos, emociones, estados mentales surgieron?

- ¿Qué sensaciones, sentimientos, pensamientos tienes al recordarlo ahora?

 

Si es necesario, en caso de bloqueo emocional, contamos con herramientas fantásticas para manejar, aceptar o integrar nuestras emociones.

Los elixires florales son espectaculares para trabajar las emociones (Flores de Bach, De Nueva Generación, Elixires del Mediterráneo…)

También los aceite esenciales trabajan muy bien en el campo emocional. Algunos métodos manuales como el Aromasaje, Masaje Metamórfico, Trabajar los Chakras… son herramientas sencillas y muy practicas si necesitamos superar las emociones limitantes.

 

Algunos ejemplos:

 

Flores de Bach: Para el miedo: Mímulo, Alamo temblón, Heliantemo…

 Para la rabia: Acebo, Haya…

 Para la tristeza: Castaño dulce, Madreselva, Escaramujo…

Aceites esenciales Para la paz metal: Azahar

 Para tener más alegría: Limón, Bergamota

 Para calmar la ira: Menta, Hierbabuena

Aromasaje La mezcla de los aceites esenciales con el contacto físico,

 calma la mente, el cuerpo y el alma

Metamórfico Es un masaje para las emociones, que nos ayuda a romper

 bloqueos desde nuestra concepción hasta la actualidad

Chakras Cuando trabajamos los Chakras, estamos trabajando las

 emociones, el sistema hormonal, el sistema nerviosos.

 

 

 

 

  Deja un comentario

2021 TALLER DE SALUD | CONSPIRACIÓN CREATIVA